Lo primero que debes saber, es que las hortensias (hydrangeas) son plantas que demandan muchas cantidades de agua (entre otras cosas por su gran tamaño), debido a esto es muy importante que una vez las tengas en casa, las sitúes en un recipiente con buena capacidad para contener agua. En este aspecto también es importante saber que la parte inferior del tallo (por donde la hydrangea toma el agua) se puede obstruir debido a contaminantes del agua o del recipiente, es por esto que las condiciones del recipiente deben ser optimas para recibir las hydrangeas, es decir, darle una buena lavada con un poco de alcohol antes de verter el agua les caerá muy bien. Una buena practica al respecto es cortarla punta del tallo una vez al día o una vez cada dos días en forma diagonal para mantener la superficie por donde toman el agua en buenas condiciones y con una buena apertura. Así mismo, cambiar el agua con la misma frecuencia para evitar taponamientos y adicionar algo de glucosa o sacarosa te ayudaran a que tus hydrangeas se mantengan relucientes (las glucosas y sacarosas aportan energía a la planta)
La transpiración es uno de los factores mas determinantes en la hidratación de las hydrangeas, es por esto que mantenerlas en lugares frescos libre de luz directa del sol y fuertes flujos de viento influye directamente en la duración de la vida de la flor. Tanto la exposición a fuertes temperaturas como la exposición a fuertes corrientes de vientos, generan rápida deshidratación en las hydrangeas.
Por último, no sobra decir que en el mercado puedes encontrar conservantes florales y otros productos que te pueden ayudar preservar la vida de tus hydrangeas.
Esperamos que estos consejos te sean de mucha ayuda para conservar y prologar la vida de tus hydrangeas en tu hogar y las puedas disfrutar por mas tiempo.